Por Janet Varas La naturaleza ha dotado a los humanos de cinco sentidos para poder percibir el mundo: el gusto, el tacto,